El monumento

Quizás no sea la mejor foto de ese lugar… Pero trae toneladas de recuerdos extraños. Creo que muy pocos, fuera de los que vivían allí, conocieron este monumento que la guerrilla de las Farc había mandado tallar en la roca, cerca de San Vicente del Caguán. Para observarlo, había que tomar la carretera que unía al pueblo con Neiva, pasando por Balsillas. Cuando lo vimos, al medio día en pleno calor, a finales de 2001, no estaba aún terminado. Faltaban brazos, faltaban cabezas. Un señor tallaba con calma. La guerrilla lo había mandado trabajar en esta  “obra” de puro realismo mágico soviético en penitencia por una falta que había cometido, un lío de  gallinas robadas o de faldas. A pocos kilómetros de ahí, las Farc y el gobierno colombiano de entonces fingían negociar algo que llamaban paz. Cuando se acabaron las conversaciones, en febrero de 2002, creo que este mural fue lo primero que fue destruido. O eso dijeron. No estoy segura. Todo es tan raro.

Anuncios

Un pensamiento en “El monumento

  1. Pingback: otro juego « Caja Negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s