Al le gusta la guerra que mande a su hijo

Aquí están las respuestas:

el primer sonido, sí eran muletas, desafortunadamente ni coca, ni pirinola, ni ping pong;

el segundo, un detector de metal para desminar, detectando un pedazo de metal, hacía el final;

el tercero, un ambiente grabado en el BASAN, batallón de sanidad del ejército, en Bogotá, una tarde de tormenta.

Y la respuesta la tiene este soldado:

Al que le gusta la guerra que mande a su hijo.

Anuncios

Un pensamiento en “Al le gusta la guerra que mande a su hijo

  1. Excelente blog, una muestra de las desgracias que acarrea la guerra. Triste relato de la víctima de Mina Antipersonal. Definitivamente el única camino para tener una mejor Colombia es la reconciliación, luego la tan anhelada PAZ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s